Asociación Rumanía Trabajadora estrecha lazos de amistad con el pueblo venezolano

Written by Joselyn Ariza on 11/02/2021. Posted in Misiones Diplomáticas

En la ciudad de Bucarest se llevó a cabo una visita de cortesía entre el jefe de Misión con Rango de embajador, Alfredo Torrealba y Ciprian Pop, secretario General de la Asociación Rumanía Trabajadora sobre el efecto de las medidas coercitivas unilaterales que los Estados Unidos ha impuesto al pueblo venezolano en epoca post-Trump.

Durante la conversación, Pop agrego que tales medidas coincidieron y demostraron la voluntad imperialista de Donald Trump y su gobierno por hacer de Venezuela una nueva colonia americana. La aplicación de esas medidas coercitivas unilaterales contra la economía venezolana son violatorias del Derecho Público Internacional y de los derechos humanos del pueblo venezolano. Esas acciones constituyen una grosera violación a la soberanía y un crimen internacional de lesa humanidad contra el pueblo de Venezuela

Por su parte, el embajador Torrealba señalo que la aplicación de medidas coercitivas unilaterales en el contexto de una pandemia tiene como objetivo: debilitar el papel central del Estado, impedir el desarrollo de estrategias nacionales que fortalezcan los sistemas de salud y protección social, obstaculizar el acceso universal, en condiciones equitativas y asequibles, a las vacunas y tratamientos desarrollados para el enfrentamiento del COVID-19.

Asimismo, esas medidas, de marcado carácter extraterritorial, persiguen erosionar el ejercicio de la solidaridad y la cooperación internacional, privando a los pueblos de los beneficios de los mecanismos de la Cooperación Sur-Sur. En ese sentido, se condena la imposición de medidas coercitivas unilaterales y subrayamos sus agravadas consecuencias en el contexto de la actual pandemia del COVID-19.

Asimismo, el diplomático venezolano destacó que estas medidas impiden, de manera deliberada, el derecho a la salud y a la vida. Por esa razón, el Gobierno Bolivariano, dirigido por su presidente Nicolás Maduro, ha insistido en el respeto al Derecho Internacional Público, el cual establece que los Estados deben abstenerse de promulgar y aplicar de modo unilateral medidas económicas, financieras o comerciales, especialmente en la situación sanitaria actual, tal y como reza la resolución 74/306 de la propia Asamblea General, titulada «Respuesta integral y coordinada a la pandemia de enfermedad por coronavirus (COVID-19)».

Es necesario tener en cuenta, la resolución 75/181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que señala que los Estados cesen de adoptar o aplicar medidas unilaterales contrarias al derecho internacional, al derecho internacional humanitario, a la Carta de las Naciones Unidas y a las normas y principios que rigen las relaciones pacíficas entre los Estados, en particular las de carácter coercitivo, así como todos los efectos extraterritoriales consiguientes, impidiendo así la realización plena de los derechos enunciados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales de derechos humanos, en particular el derecho de las personas y los pueblos al desarrollo.

Finalmente, también hablaron sobre estas medidas, que afectan los derechos humanos y obstaculizan el pleno desarrollo económico y social de los pueblos sometidos a ellos, además que violan el Derecho Internacional y las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas y de continuar trabajando juntos para seguir manteniendo en alto las relaciones entre Venezuela y Rumania en diversos contextos, incluso los derechos humanos.

Embajada de Venezuela en Rumanía